Envíos sin costo por compras sobre $60.000 a RM.

Colecho: beneficios y aspectos a tener en cuenta

por Algodones, cosas de guaguas en November 09, 2021

Existen mil y un consejos a la hora de acostar a nuestros bebés. También existen muchas preguntas que nos gustaría contestar. Ojalá nuestros bebés durmieran la noche de corrido, pero lo primero que tenemos que saber y aceptar, es que el sueño se va regulando con el tiempo; hay que tener paciencia, generar una rutina, crear un ambiente propicio para dormir y esperar que a medida que van creciendo, muy lentamente su cuerpo va generando el hábito del sueño.

 

Teniendo en cuenta lo anterior, hay aspectos concretos que podemos incorporar para que la rutina del sueño vaya ayudando a que nuestros bebés tengan un mejor dormir. El colecho es una práctica donde los bebés duermen con los padres, o sólo con uno de ellos, ya sea en la misma cama o en una cuna unida a ésta. Cuáles son los beneficios e inconvenientes que hay que tener en cuenta, te lo contamos a continuación.

 

 

Lo primero que hay que saber, es que no hay que confundir la práctica del colecho con el llamado nido colecho o nido de contención. Creado con el fin de imitar el útero materno, el nido colecho por muy suave o “acogedor” que se vea y sienta, está completamente contraindicado por la Academia Americana de Pediatría, ya que los nidos colecho aumentan la probabilidad de Muerte Súbita del Lactante. Al tener una especie de “barra de contención” el bebé corre el riesgo de asfixia y de re-inspiración de dióxido de carbono. En este sentido, es fundamental saber que cualquier elemento que pueda generar una pequeña “bolsa de aire” donde el bebé respire, (sea una manta, un peluche, la camisa de dormir de la mamá o un nido colecho), representa un gran riesgo.

 

Por otro lado, dormir con los padres en la misma cama también puede ser riesgoso. Según el doctor Hernán Villalón, pediatra de la Clínica las Condes, un bebé que duerme en la cama con sus papás tiene mayor probabilidad de ser aplastado, sufrir lesiones o asfixia. Según un estudio publicado en la revista British Medical Journal, la probabilidad de muerte súbita en este contexto aumenta hasta cinco veces. Por otra parte, no existen estudios clínicos que den cuenta un mayor apego entre padres e hijos a largo plazo, si se duerme en la misma cama.

 

Muy distinto es la práctica del colecho en una cuna pegada a la cama, pero donde el bebé tiene un espacio reservado y seguro para él o ella. La Academia Americana de Pediatría fomenta la práctica de compartir la habitación con los padres, (siempre en una cuna independiente), ya que el colecho fomenta la lactancia materna ayudando a que la madre no tenga que levantarse e ir a otra habitación a dar leche, disminuyendo la ansiedad del bebé y fomentando el descanso materno.

 

Por otro lado, sí hay estudios que dan cuenta que dormir en la misma habitación, hasta los 8 meses, ayuda a que los bebés se sientan más protegidos y seguros, generando así un dormir más tranquilo.

 

Al acostar al bebé, la Asociación Americana de Pediatría recomienda lo siguiente:

 

  • Colocar al bebé siempre boca arriba para dormir, nunca boca abajo o de costado.
  • El colchón de la cuna debe ser firme y la sábana que lo cubre bien ajustada para evitar que el bebé se vaya a enredar.
  • No hay que colocar nada más en la cuna. Ni juguetes, mantas o sábanas.
  • Evitar el sobrecalentamiento.
  • Mantener al bebé lejos del humo del tabaco.

 

Tomando estos consejos, podemos crear un ambiente cómodo y seguro para que nuestros bebés pasen la mejor noche posible.

 


 

 

FUENTES:

“El sueño y los recién nacidos” Kidshealth.org

“Lo bueno y lo malo de las cunas colecho” Guía infantil

“Pros y contras del colecho” Blog CLC

“La polémica del nidito” Mamá Segura

 

 

VOLVER ARRIBA